Autora: Ana Muñoz

Cuando una persona se encuentra con un ser querido que se daña o autolesiona, la primera reacción es de desconcierto e incomprensión. No saben por qué está pasando esto ni qué pueden hacer para ayudarle. Esta artículo intentará esclarecer lo que sucede en estos casos y dar algunas pautas de acción a las personas que se auto-lesionan.

Existen diversos motivos por los que una persona puede autolesionarse

El motivo más habitual consiste en dañarse a uno mismo como un modo de afrontar emociones muy intensas y dolorosas (ira, tristeza, culpa, etc.). El dolor físico les proporciona un alivio de esas emociones tan intensas que encuentran insoportables y de las que necesitan escapar de algún modo.

A veces, las personas se autolesionan para castigarse a sí mismas: por ejemplo, por haber cometido algún error, sentirse culpables o sentir desprecio hacia sí mismos.

Hay personas que recurren a la la autolesión como un modo de sentir algo, debido a que se sienten vacíos y tienen problemas para experimentar emociones de cualquier tipo. Esta causa de autolesiones es más típica en personas tarumatizadas.

Algunas personas que se autolesionan se sienten tan enfadadas y agresivas que no pueden controlar sus emociones. Tienen miedo de llegar a lastimar a alguien, así que vuelven su agresión hacia sí mismas buscando liberarse de ella.

A veces se considera a estas personas como buscadoras de atención. Sin embargo, una persona que se autolesiona puede creer que ésta es la única manera de comunicar o manejar el malestar.

La severidad del daño a uno mismo no depende de cómo de graves son los problemas subyacentes. Generalmente, con el tiempo, la persona se hace más tolerante al dolor que se inflige, de modo que tienen que hacerse un daño más severo para obtener la misma sensación de alivio. Esta espiral puede dar lugar a lesiones permanentes e infecciones serias.

Si te haces daño a ti mismo como manera de hacer frente a emociones estresantes o difíciles, como ira, frustración o autodesprecio, has de tener en cuenta que no estás solo. Muchas personas hacen esto y lo superan; hay ayuda disponible para ellas.

La exploración personal necesaria para resolver este problema suele hacerse mejor con la ayuda de un psicólogo. Pero esto no significa que una persona que utilice la autolesión como una estrategia de afrontamiento, no pueda tener cierto control de la situación.

  • loading...

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.