Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Cálculos renales (piedras en el riñón)

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

Qué son los cálculos renales

 

Los cálculos renales o piedras en el riñón son masas sólidas que forman en el interior de los riñones. Pueden ser tan pequeñas como un grano de arena o hasta del tamaño de una pelota de golf (a veces incluso mayores).
 
Los cálculos consisten en acumulaciones de ciertas sales minerales y otras sustancias. También pueden formarse en cualquier otra zona del tracto urinario. Muchas de estas piedras son lo bastante pequeñas como para ser expulsadas al orinar, pero las piedras de mayor tamaño pueden bloquear parcial o completamente el flujo normal de orina.

 

Los cálculos renales pueden provocar un dolor intenso, además de otros síntomas. Son bastante frecuentes. Aproximadamente el 5% de las mujeres y el 10% de los hombres habrán experimentado un episodio, como mínimo, antes de llegar a los 70 años de edad.

 

Tipos de cálculos

 

Los cálculos de calcio son el tipo más común, constituyendo el 75-85 por ciento de todas las piedras. La mayoría de estas piedras están formadas por oxalato de calcio, o una combinación de oxalato de calcio y fosfato. Su formación está asociada a altos niveles de calcio urinario, o una combinación el calcio y ácido úrico en la orina. Son de 2 a 3 veces más comunes en los hombres y aparecen generalmente entre los 20 y 30 años de edad.

Los cálculos de ácido úrico son relativamente infrecuentes y representan del 5 al 8 por ciento de todos los cálculos. Un elevado nivel de ácido úrico en la sangre y orina puede causar este tipo de cálculos. Pueden formarse si en la orina de una persona se concentran ciertas sustancias que la vuelven más ácida. Están asociados a la gota y la quimioterapia.

Los cálculos de cistina son raros, constituyendo menos de un 1% de todas los cálculos. Se producen como consecuencia de una enfermedad hereditaria que produce un aumento en la cantidad de cistina (un aminoácido) en la orina. Debido a que la cistina no se disuelve fácilmente en agua, no puede ser reabsorbida desde la orina a la sangre. Esto aumenta las probabilidades de que se formen cálculos.

Los cálculos de estruvita representan del 10 al 15 por ciento de todas las piedras del riñón. Se encuentran principalmente en las mujeres como resultado de una infección del tracto urinario. Las bacterias implicadas en la infección alteran el equilibro ácido de la orina, incrementando el riesgo de formación de cálculos. Pueden crecer hasta ser de tamaño muy grande y obstruir el riñón, los uréteres o la vejiga.

 

 

Comunidades:

Widgets Magazine