Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Enfermedad hepática alcohólica

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

El consumo crónico de alcohol puede producir lesión hepática, y existe una correlación muy estrecha entre la tasa anual de mortalidad por cirrosis y el consumo de alcohol. En España, el consumo de alcohol es uno de los más elevados del mundo y la mortalidad por cirrosis ha aumentado de manera paralela al incremento del consumo de alcohol en los últimos años.

El alcohol se absorbe rápidamente en el estómago y en el intestino delgado y alrededor del 90% se metaboliza en el hígado, mientras que el resto es eliminado por los riñones o a través de los pulmones.

Las enfermedades causadas por el consumo crónico de alcohol son las siguientes:

 

Esteatosis hepática alcohólica

 

Consiste en el depósito de grasa en el interior del hepatocito (célula hepática). Es la lesión hepática más frecuente y se observa en la mayoría de los alcohólicos.

Se produce debido a que el alcohol produce cambios en el metabolismo de las grasas. El alcohol favorece el transporte de los ácidos grasos al hígado no sólo a partir del tejido adiposo (graso) sino también a partir del intestino delgado. Además, la ingestión crónica de alcohol incrementa la actividad de varias enzimas que intervienen en la síntesis de unas grasas llamadas triglicéridos y fosfolípidos. Por último, en el alcoholismo crónico existe una alteración que dificulta la excreción de la grasa al torrente sanguíneo.

La lesión principal consiste en el depósito de vacuolas de grasa de distinto tamaño en el interior del hepatocito. Estas vacuolas se van uniendo progresivamente hasta formar una gran vacuola que desplaza el núcleo de la célula hepática hasta su periferia. En ocasiones se produce lesión celular, ya sea por la distensión que produce la vacuola o por una alteración en las membranas del hepatocito que induce una respuesta inflamatoria.

También existe una forma especial de esteatosis en los alcohólicos que recibe el nombre de esteatosis microvesicular alcohólica. Se caracteriza por la presencia de múltiples vacuolas grasas de pequeño tamaño en el interior del hepatocito que no suelen desplazar al núcleo. Se acompaña de una sintomatología más florida, con acusados trastornos del metabolismo de las grasas.

 

Sintomatología de la esteatosis hepática

 

La esteatosis hepática aislada suele cursar sin síntomas y se manifiesta sólo mediante un hígado agrandado (hepatomegalia) indoloro. A menudo se asocia a otras lesiones hepáticas.

La esteatosis hepática masiva tiene una mayor repercusión clínica, ya que puede presentarse con una insuficiencia hepática grave y encefalopatía hepática. Es habitual que estos pacientes tengan una colestasis (obstrucción de la secreción de bilis) intensa.

La esteatosis microvesicular alcohólica se presenta con sintomatología inespecífica, como astenia, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos y, en ocasiones, dolor abdominal. La hepatomegalia es constante y la ictericia frecuente. Cursa también con un aumento de las concentraciones de triglicéridos y de colesterol.

 

La abstinencia de alcohol y la administración de una dieta equilibrada con suplementos vitamínicos conduce a una remisión de las lesiones.

 

Widgets Magazine