Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Por Ana Muñoz

 


Verrugas genitales

 

Página 1

 

Las verrugas genitales son una forma de enfermedad de transmisión sexual, causada por un subtipo del mismo virus que causa otras verrugas. Este virus es el virus del papiloma humano (HPV). Las verrugas genitales también se conocen como condilomas o verrugas venéreas. Pueden aparecer en cualquier lugar cerca de la vagina, del cervix, de los órganos genitales o del recto. Las verrugas genitales se transmiten mediante la actividad sexual, y pueden afectar hombres y a mujeres.


Dado que pueden tardar hasta seis meses en desarrollarse, puedes tener la infección sin presentar ningún síntoma. El virus del papilloma humano es también el causante de prácticamente todos los casos de cáncer cervical en todo el mundo, aunque los subtipos con más probabilidades de provocar cáncer son diferentes de los que suelen originar las verrugas. Sin embargo, muchas personas están infectadas con más de un subtipo. Por lo tanto, la persona con verrugas genitales tienen más probabilidades de estar infectada también con un virus que provoca cáncer.

 

Síntomas

 

Los síntomas aparecen en superficies húmedas, especialmente en la entrada de la vagina y del recto en mujeres. En hombres y mujeres, pueden aparecer en cualquier lugar del área genital o anal. Pueden ser planas, pequeñas y de color carne, o bien diminutas y con forma de coliflor. Suelen medir de 1 a 2 milímetros de diámetro pero los racimos que forman pueden ser bastante grandes. En algunos casos, las verrugas pueden ser tan pequeñas que no pueden verse. Las verrugas genitales pueden no causar ninguna síntoma, o pueden provocar picor, quemazón o dolor.

 

Diagnóstico

 

Tu médico querrá conocer tu historial médico, tus hábitos sexuales y cualquier episodio anterior de ETS. Después te examinará para buscar la evidencia de verrugas genitales. Una solución similar al vinagre puesta en la piel vuelve a las verrugas blancas y hace el diagnóstico más fácil. Otras pruebas de diagnóstico son:

 

  • Biopsia: una porción pequeña del tejido se extrae y se examina en un laboratorio.

  • Colposcopia. Un instrumento llamado un colposcopio se utiliza para ver aumentadas y examinar posibles verrugas en la vagina y en el cérvix.

  • El método de Papanicolau

 

 

Widgets Magazine