Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


El síndrome de fatiga crónica

Por Ana Muñoz

 

Página 4

 

 Síndrome de fatiga crónica y neurastenia

 

Aunque el término neurastenia es poco utilizado en la actualidad, fue muy utilizado en el pasado para referirse a un trastorno que muchos autores consideran similar al concepto actual de síndrome de fatiga crónica. A principios del siglo XIX ya se utilizaba el término neurastenia.
 
Según el CIE-10 (clasificación internacional de enfermedades y problemas de salud) de la OMS, el síndrome de fatiga crónica se encontraría incluido dentro del concepto de neurastenia, clasificado como trastorno de tipo psicológico.

 

Definición de neurastenia según el CIE-10

 

Hay considerables variaciones culturales en la presentación de este trastorno, del que hay dos tipos principales, que se solapan entre sí.


1. En el primero, el rasgo característico es la queja de aumento del cansancio tras realizar algún esfuerzo mental que suele acompañarse de una disminución del rendimiento laboral o de la eficiencia para resolver las tareas cotidianas. La fatigabilidad mental suele describirse como la presencia desagradable de asociaciones o recuerdos que distraen al individuo, de dificultades para concentrarse y en general de falta de rendimiento del pensamiento.


2. En el otro tipo, el acento recae sobre una sensación de debilidad y agotamiento corporal y físico tras esfuerzos mínimos, acompañado de dolores y molestias musculares y de incapacidad para relajarse.


En ambos tipos son frecuentes una serie de sensaciones somáticas desagradables tales como vértigo, cefaleas de tensión o sensación de inestabilidad general. También suele aparecer preocupación sobre la falta de bienestar mental y físico, irritabilidad, anhedonia y, en grado menor y variable, estados de ánimo ansioso y depresivo. Con frecuencia aparecen alteraciones en las fases iniciales y medias del sueño, aunque también puede destacar la somnolencia.

 

Pautas para el diagnóstico 

 

Un diagnóstico definitivo requiere la presencia de:


Quejas continuas de un molesto cansancio progresivo tras un esfuerzo mental o quejas continuas de una molesta debilidad física y agotamiento tras esfuerzos mínimos.


Dos o más de las siguientes: a) sensación de dolor y molestias musculares, b) mareos, c) cefaleas de tensión, d) trastornos del sueño, e) incapacidad para relajarse, f) irritabilidad o g) dispepsia.

 

 

Incluye: Síndrome de fatiga (crónica). 


Excluye: 
Malestar general, fatiga y debilidad nerviosa.
Agotamiento. 
Síndrome de astenia postviral. 
Psicastenia.
Astenia sin especificación.

Widgets Magazine