Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Equilibrio emocional en Medicina Tradicional China

Subhuti Dharmananda, doctor en filosofía.

 

Página 1

 

Las emociones parecen a menudo comportarse como el tiempo: un tanto imprevisibles y sin control. En occidente, ha existido una preocupación considerable por los problemas sociales y de relaciones asociados a emociones reprimidas (particularmente en mujeres) y a la no expresión habitual de emociones (particularmente en hombres), de modo que el mismo concepto de "controlar" las emociones es visto con suspicacia. Por el contrario, mantener las emociones dentro de ciertos límites razonables es un tema en la vanguardia de religiones asiáticas y de artes curativos. La preocupación principal allí consiste en adoptar los hábitos que ayudan a una persona a mantenerse relativamente tranquila. Cuando se alcanza la tranquilidad de la mente, las emociones no desaparecen: todavía se experimentan y se expresan, y las emociones siguen siendo imprevisibles, pero su intensidad suele disminuir y su impacto potencial en la salud física y mental se minimiza. El equilibrio emocional que busca la filosofía asiática se traduce en libertad espiritual y capacidad para fluir con la naturaleza. Muchas personas hoy en día se han vuelto hacia Asia para obtener ayuda en este área, aunque con frecuencia se ignoran los métodos simples defendidos allí, centrándose el interés en los métodos rodeados de misticismo.
 
Este tema de la calma emocional ha sido un asunto importante en el campo de la medicina china. De acuerdo con una larga historia de búsqueda de buena salud y longevidad, existen medios específicos de lograr el equilibrio y la armonía en las emociones que se han incorporado a la cultura china, por lo menos para los que demuestren interés en ella. Un ejemplo del deseo chino de tener una vida emocional sana aparece en The Mystery of Longevity, de Liu Zheng Cai (1):
 
El Canon de medicina (Nei Jing) aconseja, resumiendo las experiencias de personas centenarias de épocas remotas: "No te sientas agobiado por pensamientos confusos; esfuérzate en estar tranquilo y optimista; mantente satisfecho de ti mismo (tranquilo ante situaciones que pueden causar ira); mantén sano el cuerpo y la mente. De esta manera, uno puede vivir hasta los 100 años". El Canon de medicina reconoce que los factores emocionales y psicológicos son causas importantes para la enfermedad. Indica que la emoción excesiva deteriora los órganos internos del cuerpo humano. "La ira daña el hígado, la alegría intensa lastima el corazón, la rumiación mental daña el bazo, y la melancolía daña los pulmones".
 
  Por lo tanto, propone regular las emociones "manteniendo el corazón tranquilo y feliz y la mente libre de preocupaciones". "¿De dónde puede venir la enfermedad cuando el estado emocional mantiene la serenidad interna?' Los eruditos en el arte de la vida sana en sucesivas generaciones establecieron diversos métodos específicos para mantener el optimismo de acuerdo con este principio.

 

 

Widgets Magazine