Anacardium Orientale. Dolor cuando el estómago está vacío, que mejora al comer durante unas dos o tres horas y luego reaparece. Sensación de tapón en el ano, con urgente necesidad de evacuar, pero sin tener la fuerza suficiente para lograrlo. Sensación de aro o banda alrededor de la zona afectada. A nivel psíquico aparece un deterioro de la memoria, con sensación de estar dividido: una parte de él o ella busca hacer el bien y la otra el mal. Deseo de blasfemar, jurar o cometer actos violentos contra los seres queridos. Irritabilidad, indecisión, irresoluto, lleno de temores, miedo a que le persigan, a que le suceda algo.

Arsenicum album. Remedio frecuente en las gastroenteritis agudas, con diarrea y vómitos, lengua seca con sed de pequeñas cantidades de líquidos, sobre todo calientes. Heces acuosas, malolientes, con ardor y escoriación. Gran postración y sudoración abundante después de evacuar. El malestar gástrico aparece por enfriamiento, ingesta de bebidas frías, frutas, comidas en mal estado o dentición. Abatimiento, miedo, agitación. Este remedio actúa mejor en personas extremadamente ordenadas, ansiosas e inquietas.

Argentum nitricum. Personas abatidas, que trabajan demasiado, con dolores de cabeza, agotamiento intelectual. Ansiedad de anticipación que los lleva a padecer diarreas, sentimiento de estar siempre apresurados. Le desagradan los ambientes calientes, las muchedumbres y los lugares elevados. Dispepsia con flatos, úlcera gástrica con abundantes eructos y distensión abdominal. Heces verdosas. Dolores abdominales después de comer que mejoran al vomitar. Gran deseo de dulces, aunque le sienten mal.

Carbo vegetabilis. Es uno de los principales remedios para la flatulencia. Se siente hinchado, mejorando al eructar o al expulsar gases. El paciente está frío, sudoroso, con frialdad en los miembros y en la nariz, aspecto pálido, puede desmayarse. Heces escasas, acuosas, escoriantes con ardor en el recto y flato inodoro.

Chelidonium. Trastornos de hígado y vesícula biliar. Ictericia, hepatitis, colecistitis. Dolor fijo debajo de la escápula derecha. Sabor amargo, lengua cubierta de una capa gruesa y amarillenta, con marcas de dientes. Heces pálidas, dolor de cabeza con vómitos biliosos que se agravan por el calor.

Pulsatilla. Personas complacientes y dóciles, con tendencia a llorar y necesidad de afecto. Carácter variable. Boca seca, sin sed, gusto constante a comida. Dolores, náuseas y diarreas que se producen tras la ingesta de comidas frías o heladas o frutas. Vómitos de carácter cíclico. Heces variables, modificando sus características continuamente. Empeora en un ambiente caliente.

Graphites. Personas pálidas, con falta de energía, exceso de peso, desanimadas, indecisas. Son frioleras pero no les gustan los ambientes sofocantes. Ardor eructos, malestar digestivo. El dolor aparece unas dos horas después de comer y mejora con la comida, las bebidas calientes, la leche y estando acostado. Estreñimiento sin ningún tipo de deseo de evacuar, heces abundantes, pálidas, con mucosidad y cólico. A menudo estas personas tienen lesiones cutáneas o una historia de antiguas erupciones en la piel, fisuras y hemorroides.

Lycopodium. Dispepsia, úlcera péptica. Hay mucha acidez de estómago, eructos y dolor en la zona hepática. Los síntomas suelen empeorar por la tarde. Distensión abdominal, con deseo de aflojar la ropa. Puede sentir hambre pero se sacia fácilmente con pequeñas cantidades de comida. Flatos, estreñimiento espasmódico, con dolor.

Natrum carbonicum. Personas de aspecto pálido, cetrino, encorvado, delgado y tímido, con incapacidad para concentrarse, depresión, reacios a realizar esfuerzos intelectuales, falta de interés por la familia. Síntomas que aparecen tras un sobreesfuerzo. El catarro nasal es frecuente. Marcada intolerancia por al leche. Las comidas ricas en féculas, las verduras y las grasas le producen flatulencia y dispepsia, con bocanadas ácidas. Son voraces, y picotean continuamente. Estreñimiento o diarrea grisácea. Herpes en los labios o en el cuero cabelludo, piel seca con grietas en las yemas de los dedos.

Nux vomica. Malestar gástrico debido a excesos de comida o bebida, o debido a estrés o trabajo excesivo. Se despierta por la mañana con dolor de cabeza y mal sabor de boca. Resaca. Náuseas con movimientos peristálticos y distensión abdominal, unas dos o tres horas después de comer. El vómito alivia los síntomas. Estreñimiento habitual, diarrea de carácter cólico con terrones duros y deposiciones acuosas y mucosidad. Personas irritables, exigentes y extremadamente ordenadas.

Phosphorus. Vómitos y hematemesis (vómitos de sangre) con una marcada sed de bebidas frías o heladas. Poco tiempo después de ingerir estas bebidas las vomita. Ardor en el estómago, con sensación de debilidad y vacío. El dolor mejora con las comidas frías y los helados. Diarrea, sangre en las heces. Personas altas, delgadas, sensibles y artísticas, llenas de miedos.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.