Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


El suicidio: cómo afrontar los pensamientos suicidas

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

La mayoría de los suicidios tienen lugar durante una crisis depresiva. El suicida siente un dolor emocional que se le hace insoportable, se siente desesperado, piensa que nada cambiará en el futuro, que no puede contar con nadie que le dé su apoyo y no ve más salida a su sufrimiento que la muerte. Sin embargo, estas personas no quieren dejar de vivir; lo que verdaderamente quieren es dejar de sufrir, pero su estado mental depresivo les impide pensar en otras soluciones, estando su pensamiento centrado en los aspectos negativos de su vida, sin ser capaces de tener en cuenta los positivos. Esta memoria selectiva es un síntoma de la depresión, no de quienes son ellos.


El suicidio no se elige; sucede cuando el dolor es mayor que los recursos para afrontarlo. A lo largo de nuestra vida aprendemos diversas formas de solucionar los problemas. Algunas personas tienen más recursos de afrontamiento que otras. Pero es algo que siempre se puede aprender durante una psicoterapia.


La clave: la depresión se puede tratar por medio de psicoterapia. Los problemas se pueden resolver aprendiendo las diversas formas de hacerlo.

 

Los síntomas de la depresión

 

  • Tristeza persistente. Puede romper a llorar sin saber por qué.

  • Desesperación, impotencia, sensación de falta de valía (puede hacer comentarios negativos acerca de sí mismo).

  • Pesimismo y/o culpa.

  • Fatiga o pérdida de interés en actividades ordinarias, incluido el sexo. Falta de entusiasmo.

  • Alteración en los patrones de sueño y alimentación.

  • Irritabilidad. Se enfada fácilmente por pequeñas cosas que antes no le molestaban.

  • Ansiedad y ataques de pánico.

  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.

  • Pensamientos, planes o intentos de suicidio.

  • Síntomas físicos persistentes o dolor que no responde a ningún tratamiento.

  • Aislamiento. Incapacidad o falta de interés en comunicarse.