Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Recuperarse tras una crisis: recursos psicológicos

Por Ana Muñoz

 

Página 2

 

b) Capacidad para estar solo sin sentirse solo

 

 Significa que una persona es capaz de disfrutar tiempo estando sola sin sentirse vacía y triste. Para desarrollar esta capacidad hacen falta dos cosas:


1) La persona ha de desarrollar una conciencia de sí misma; esto significa valorarse, conocerse, apreciar ciertos rasgos de su personalidad y aceptarse como es sin despreciarse por aquello que no le gusta de sí misma. También incluye tener diálogos con uno mismo y pasar tiempo a solas. Del mismo modo que para conocer a otra persona necesitas pasar tiempo a solas con ella y mantener largas conversaciones, si deseas conocerte has de hacer igual contigo mismo.  Puede servirte de ayuda escribir o llevar un diario. Si al principio te resulta difícil estar sólo tras vivir un acontecimiento especialmente doloroso, procura que esos periodos de soledad sean cortos y que al principio consistan en hacer alguna actividad a solas que te guste, como escuchar música, ver una película, etc.


2) El segundo punto es aprender a conectar con imágenes de apoyo mientras estás solo. Es decir, has de crear en tu mente un lugar seguro y de apoyo. Por ejemplo, cuando Esther se sentía mal estando sola pensaba en su abuela fallecida, pues fue una persona que la reconfortó en muchas ocasiones durante su infancia. Al imagina que su abuela la abrazaba se sentía mejor. También puedes imaginar un lugar especial para ti o incluso recurrir a una persona imaginaria (el o la protagonista de alguna novela, por ejemplo). En ese lugar que has creado en tu mente, puedes ser tú mismo, expresar cualquier cosa que desees sin miedo. Después, estando en ese lugar seguro de tu mente,  explora quien eres y quién desearías ser. Lo importante es que te conviertas en tu mejor amigo/a, en una buena compañía en quien confiar en los buenos y en los malos tiempos y seas para ti mismo/a una fuente de calma y fuerza.


La capacidad para calmarse a uno mismo. Es la capacidad para consolarse a uno mismo sin necesidad de recurrir en exceso a los demás o a apoyos externos. Aunque es bueno buscar el apoyo de los demás, también es importante tener la capacidad de auto-consolarse y calmarse, de modo que recurramos a los demás no porque sin ellos nos hundimos sino como una ayuda para afrontar una situación difícil. Otro motivo para cultivar esta capacidad es que la persona que no puede consolarse a sí misma y tampoco cuenta con nadie a quien recurrir, tenderá más a utilizar modos destructivos de consuelo, como el alcohol o las drogas.


Cuando los psicólogos preguntamos a las personas qué se dicen a sí mismas cuando se sienten mal, vemos que pueden ser despiadadas y crueles consigo mismas cuando sienten emociones que consideran malas o amenazadoras, como ansiedad, rabia, impotencia, etc. Esto es un fallo en la capacidad de auto-consuelo e incrementa las emociones negativas llevando a estados emocionales intolerables que los individuos se ven impulsados a evitar.

Para aprender a consolarte imagina lo que le dirías a un niño para calmarlo y trátate de ese mismo modo. Imagina también que tratas de consolar a una persona que está pasando por lo mismo que tú, ¿qué le dirías? Utiliza también autoafirmaciones como: Cálmate, puedes soportar esto, no va a durar para siempre; los estados emocionales intensos no duran mucho tiempo; podré con esto, lo superaré, etc.

 

 

Comunidades: