Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Calma tu mente y mejora tu salud mediante el uso de la meditación

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

Qué es la meditación

 

La meditación es una técnica destinada a calmar y tranquilizar la mente, alejándola de las preocupaciones y exceso de estimulación a que a menudo se ve sometida. El objetivo no es dejar la mente en blanco o librarla de toda estimulación, sino centrar la atención en un solo elemento, que será diferente según el tipo de meditación que deseemos realizar (por ejemplo, un sonido, una imagen, una palabra, la respiración, el movimiento, etc.). Cuando la mente está "llena" de esa sensación de calma y paz, no queda sitio para el malestar.
 
La meditación puede definirse como una actividad que mantiene la atención centrada de un modo agradable en el momento presente. Cuando la mente está tranquila y centrada en el presente, no está reaccionando a recuerdos del pasado, ni preocupada por sucesos futuros, que son dos fuentes importantes de estrés.

 

Tipos de meditación

 

Existen diversos tipos de meditación, como la meditación trascendental, la meditación zen, la meditación budista, etc. Algunos tipos de mediación requieren estar inmóvil, mientras que otras implican movimiento.

Básicamente pueden dividirse en dos grupos:

1. La meditación mediante concentración

En este tipo de meditación se centra la atención en la respiración, una imagen o un sonido (mantra) para dejar la mente quieta y permitir que pueda emerger una mayor concienciación y claridad. La forma más simple consiste en sentarse y centrar la atención en la propia respiración. La tradición oriental considera que existe una relación entre nuestra respiración y el estado de nuestra mente. Así, cuando una persona está ansiosa, por ejemplo, la respiración tiende a ser superficial y rápida. Por el contrario, cuando la mente está tranquila, serena y centrada, la respiración es profunda, lenta y regular. Al centrar la mente en un ritmo continuo y tranquilo de inhalación y exhalación, la respiración se vuelve más lenta y profunda y la mente se tranquiliza.
 
2. La meditación mindfulness
 
Este tipo de meditación, que describimos más adelante con más detalle, consiste en abrir la mente para dejar entrar en ella cualquier emoción, imagen, sonido, olor, etc., sin pensar en ello ni juzgarlo. La persona que practica este tipo de meditación se sienta en un lugar tranquilo y simplemente observa cualquier cosa que pase por su mente o alcance sus sentidos, sin reaccionar ante ello ni implicarse mediante pensamientos, recuerdos o preocupaciones.

Se trata de convertirse en un observador imparcial de cualquier cosa que ocurra. Es decir, en vez de centrarte en una sola cosa, como en el caso anterior, eres consciente de todo, pero no juzgas nada, solo observas sin pensar en ello.