Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


La teoría de las inteligencias múltiples

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

La teoría de las inteligencias múltiples fue desarrollada en 1983 por el psicólogo Howard Gardner, profesor de la Universidad de Harvard. Gardner expuso por primera vez su teoría en el libro Frames of mind: the theory of multiple intelligences, siendo posteriormente ampliada en sucesivas publicaciones.

 

Aunque en un principio elaboró su teoría como una contribución a la psicología, la idea de inteligencias múltiples llamó la atención sobre todo de los educadores. Según Gardner, la inteligencia tal y como suele definirse, no abarca adecuadamente la gran variedad de capacidades humanas, de manera que propone la existencia de ocho inteligencias que darían cuenta del amplio potencial humano. Explica que nuestra cultura se centra principalmente en la inteligencia lingüística y la inteligencia lógico-matemática. Se concede un valor especial a las persona con alta capacidad lingüística o razonamiento lógico elevado. No obstante, Gardner afirma que deberíamos prestar la misma atención a las personas con una capacidad elevada en otras inteligencias: artistas, arquitectos, músicos, naturalistas, diseñadores, bailarines, terapeutas, empresarios y otras muchas personas que enriquecen de diferentes modos el mundo en que vivimos. Desgraciadamente, muchos niños que tienen algunos de estos talentos pero rinden peor en lengua y razonamiento no reciben tanta atención y reforzamiento en las escuelas como los demás. Muchos de estos niños son considerados como menos competentes o de rendimiento bajo cuando su modo individual de pensar no está tenido en cuenta en una escuela tradicional, que enfatiza lenguaje y razonamiento. La teoría de las inteligencias múltiples propone una transformación en el modo en que funcionan las escuelas. Sugiere que los maestros deberían estar entrenados para presentar sus lecciones de modos diversos, que incluyeran música, arte, juego de roles, trabajo cooperativo, multimedia, actividades de campo, reflexión, etc.
 
La teoría de las inteligencias múltiples tiene también amplias implicaciones en el aprendizaje y desarrollo de los adultos. Muchas personas están empleadas en trabajos en los que no utilizan (o sólo utilizan parcialmente) sus inteligencias más desarrolladas. Por ejemplo, la persona con una alta inteligencia corporal-kinestésica que se encuentra realizando un rutinario trabajo de oficina cuando en realidad se sentiría más feliz en un trabajo que implicase movimiento y uso del cuerpo, como guía turístico, fisioterapeuta, etc.

Al tener en cuenta la multiplicidad de la inteligencia, los adultos pueden observarse a sí mismos desde una nueva perspectiva, examinando capacidades, habilidades e intereses que dejaron atrás en la infancia, como un interés en el arte, en la música, en las naturaleza, etc., dándose de nuevo la oportunidad de desarrollar estas habilidades mediante cursos, talleres, etc.