Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


La esquizofrenia

Por Ana Muñoz

 

Página 3

 

Tipos de esquizofrenia

 

Esquizofrenia paranoide. Se caracteriza por el predominio de ideas delirantes o alucinaciones. Es la más frecuente.


Esquizofrenia desorganizada o hebefrénica. Se da un afecto absurdo o inapropiado (como reírse al darles una mala noticia), conductas infantiles, comportamientos extraños, forma de hablar incoherente.


Esquizofrenia catatónica. A pesar de tener la conciencia despierta, el enfermo no reacciona a los intentos de entrar en contacto con él. Su rostro permanece inmóvil e inexpresivo, no se percibe ningún movimiento interior e incluso fuertes estímulos de dolor pueden no provocar reacción alguna. En los casos más graves pueden llegar a no hablar, ni comer, ni beber durante periodos lo suficientemente largos como para que peligre su vida. Sin embargo en el interior del enfermo puede haber verdaderas tormentas de sentimientos, que a menudo solo se manifiestan en una aceleración del pulso.


Esquizofrenia indiferenciada. Es un tipo de esquizofrenia en la cual no predomina un síntoma concreto para el diagnóstico, es como la mezcla de los otras anteriores.


Esquizofrenia residual. En estos casos debe haber habido, por lo menos, un episodio de esquizofrenia anteriormente, pero en el momento actual no hay síntomas psicóticos importantes. Es la fase en la que los síntomas negativos son más evidentes.

 

Tratamiento

 

El tratamiento de la esquizofrenia se basa fundamentalmente en fármacos llamados antipsicóticos, los cuales controlan los síntomas activos, pero es también necesario que reciba un tratamiento psicosocial (psicológico, ocupacional y social). Es importante que la persona deje de tener alucinaciones y delirios, pero también lo es que recupere sus hábitos de vida, que esté durante todo el día ocupado, que tenga su grupo de amigos, es decir, la integración en la sociedad.

 

Tratamiento psicosocial

 

  • Psicoeducación del paciente y la familia. Consiste en proporcionarles información sobre la enfermedad y su manejo.

  •  Entrenamiento en habilidades sociales.

  • Entrenamiento para la adquisición de habilidades necesarias para la vida diaria: cuidado personal, actividades domésticas, realización de trámites, así como favorecer su orientación a la realidad social, cultural, deportiva, o enseñar recursos para buscar empleo, etc.


Tratamiento farmacológico

 

El tratamiento farmacológico de la esquizofrenia se efectúa mediante unos fármacos llamados antipsicóticos. La esquizofrenia va acompañada de una alteración del metabolismo cerebral, se trata de un funcionamiento excesivo de la dopamina.

 

Los antipsicóticos bloquean el efecto excesivo de la dopamina y restablecen el equilibrio en el metabolismo cerebral. Sin embargo los neurolépticos también modifican otros ámbitos metabólicos cerebrales, de ello resultan, además de los efectos deseados, desafortunadamente también efectos secundarios indeseables.

Comunidades: