Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


La esquizofrenia

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

La esquizofrenia es un trastorno de tipo psicótico grave que afecta al modo en que una persona piensa, siente y actúa. Alguien con esquizofrenia puede tener dificultades para distinguir entre lo real y lo imaginario; puede mostrarse apático y aislarse de los demás; y puede tener dificultades para expresar emociones normales en situaciones sociales.


La mayoría de las personas con esquizofrenia no son violentas y no plantean un peligro para los demás. La esquizofrenia no está provocada por experiencias de la niñez o padres negligentes, ni son los síntomas idénticos para cada persona.

 

Causas de esquizofrenia

 

La causa de la esquizofrenia sigue siendo confusa. Existen teorías genéticas (herencia), biológicas (desequilibrio en la bioquímica del cerebro); y posibles infecciones virales y trastornos inmunes.


Genética (Herencia). Los científicos reconocen que el trastorno tiende a darse en familias y que una persona hereda una tendencia a desarrollar la enfermedad (aunque no por esto va a llegar a desarrollarse necesariamente). En las personas predispuestas, la esquizofrenia puede ser desencadenada por acontecimientos ambientales, como infecciones virales o situaciones altamente estresantes (por ejemplo, ser criado en una familia disfuncional y patológica) o una combinación de ambos.


De manera similar a otras enfermedades relacionadas con la herencia genética, la esquizofrenia aparece cuando el cuerpo experimenta cambios hormonales y físicos, como los que ocurren durante pubertad y adolescencia.


Bioquímica. Las personas con esquizofrenia tienen un desequilibrio químico de ciertas sustancias del cerebro (serotonina y dopamina) que reciben el nombre de neurotransmisores. Estos neurotransmisores permiten que las neuronas (células cerebrales) envíen señales entre ellas. El desequilibrio de estos neurotransmisores afecta la manera en que el cerebro de una persona reacciona ante los estímulos, lo que explica por qué una persona con esquizofrenia puede verse abrumada por información sensorial (música ruidosa o luces brillantes) que la mayoría de las personas puede manejar fácilmente. Este problema para procesar diversos sonidos, olores, etc., puede también dar lugar a alucinaciones o ideas delirantes.

 

Los primeros signos de esquizofrenia

 

Los signos de esquizofrenia son diferentes para cada persona. Los síntomas pueden desarrollarse lentamente a lo largo de meses o años, o pueden aparecer bruscamente. La enfermedad cursa en ciclos de remisión y recaída.

 

 

Comunidades: