Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Cómo comunicarse de un modo eficaz

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

¡No me escuchas! ¡Nunca oyes lo que tengo que decir! ¡Nunca recuerdas nada de lo que digo! ¡No haces más que gritar! ¿Suena familiar? La mayoría de nosotros ha dicho algo similar en más de una ocasión sin apenas lograr nada. Un problema de comunicación se considera a menudo el motivo principal de las rupturas. Aún así, la mayoría de las personas consideran que saben comunicarse con eficacia, aunque tienen poca capacidad para escuchar y utilizan a menudo manipulaciones, gritos, silencio, amenazas, o culpar a otros para intentar hacerse oír. Sin embargo, todos nosotros podemos aprender una comunicación eficaz, si queremos.


La mayoría de nosotros aprendemos a comunicarnos en base a cómo nuestros padres se comunicaron entre ellos y con nosotros. Desafortunadamente, muchos padres todavía creen que los niños deben "ser vistos y no ser oídos" o no respetan las emociones, opiniones, y pensamientos de los niños. Por el contrario, se asume que los padres siempre "saben más." Muchos padres hacen callar a sus hijos, no les hacen caso o los castigan por expresarse, en vez de sentarse a escuchar lo que tienen que decir.


Además, si crían a un niño en un ambiente abusivo, la violencia verbal y a veces física se utiliza como un modo de "comunicar" las emociones. Las discusiones respetuosas y tranquilas se producen raramente y los conflictos casi nunca se resuelven. Tales niños a menudo se convierten en adultos que son poco comunicativos por miedo a las repercusiones negativas o son verbalmente abusivos con los demás.


El impacto de este trato temprano nos enseña que lo que tenemos que decir es poco importante o menos importante que lo que otro tiene que decir. También nos enseña que no se nos permite expresar (o aún tener) nuestras emociones. Nos enseña a no respetar a los demás y a usar el poder como una manera de controlar una conversación. Nos enseña que las conversaciones son unilaterales y que los desacuerdos no implican compromiso o discusión. En resumen, muchas de nuestras experiencias tempranas nos han enseñado una comunicación ineficaz.


Sin importar nuestra educación, todos nosotros podemos aprender maneras más sanas de comunicarnos. Sin embargo, este proceso lleva tiempo, paciencia, y perseverancia. Muchos de nosotros hemos pasado al menos 20 años comunicándose de cierta manera y lleva un tiempo aprender las nuevas habilidades. Estas habilidades se pueden utilizar para comunicarse con cualquier persona de cualquier edad sin importar la relación que puedas tener. Las estadísticas indican que entre el 70 y el 90% de lo que comunicamos es no verbal. El verdadero mensaje no está en lo que dices, sino en cómo lo dices. Para transmitir tu mensaje de manera no verbal, es importante mantener el contacto visual al escuchar y variar la cantidad de contacto visual al hablar. Has de estar frente a la persona con quien hablas, asentir de vez en cuando para mostrar que la entiendes y evitar mostrarte inquiero o marcharte.


Las expresiones faciales reflejan cómo el mensaje de la otra persona te afecta, sin embargo, evita desviar la mirada, las sonrisas burlonas o sacudir la cabeza, pues estos comportamientos tienden a cortar a la otra persona. Debes también mantener una postura abierta y evitar cruzarte de brazos y piernas, pues esto comunica falta de apertura y rigidez. Sobretodo, nunca interrumpas el discurso de la otra persona. Concédele un cierto respecto permitiendo que exprese su mensaje completo. La interrupción sugiere que has estado pasando más tiempo pensando en respuestas que escuchando.

La comunicación verbal constituye cerca del 25% del mensaje que es enviado. El aspecto más importante del mensaje verbal es asegurarte de que lo que expresas está en consonancia con cómo lo expresas.

 

Decir a alguien que no estás enfadado mientras mantienes los dientes apretados y lo taladras con la mirada es inconsistente, al igual que decir a alguien cuánto le amas y aprecias mientras bostezas y miras fijamente la televisión. Por lo general, el modo en que dices algo expresa tus verdaderas emociones.

 

Comunidades: