Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Anorexia y bulimia. Información y prevención

 

Página 3

 

8. ¿Cuáles son las consecuencias físicas de la bulimia nerviosa?

 

En la bulimia nerviosa puede que el peso sea normal o incluso algo elevado debido a que las conductas para contrarrestar los atracones de comida no consiguen del todo este objetivo.
Además, estos comportamientos provocan una gran vergüenza, por lo que suelen realizarse a escondidas. Por todo ello este trastorno es menos visible que la anorexia nerviosa y puede permanecer oculto más tiempo. Sin embargo, sus consecuencias no son menos graves, apareciendo al inicio cansancio físico e intelectual, alteraciones gástricas y esofágicas, pérdida de dientes y posteriormente calambres musculares, arritmias cardíacas, vómitos hemorrágicos, etc..

 

TANTO EN EL CASO DE LA ANOREXIA COMO EN EL DE LA BULIMIA EL PROBLEMA NO ES SOLO EL DE LA ALIMENTACIÓN, SINO EL MODO EN QUE LA PERSONA SE PERCIBE A SÍ MISMA. ES DECIR, QUE SE TRATA DE UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL CON GRAVES CONSECUENCIAS FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS QUE TIENE TRATA

 

9. ¿Por qué aparecen estos problemas de salud?

 

Cada sociedad y cada época tiene una forma concreta de enfermar. En la sociedad actual, la industria de la moda, los medios de comunicación y los mensajes interesados de la publicidad (productos light, dietas de adelgazamiento, cuerpos perfectos...) nos dicen que para tener éxito en la vida es imprescindible ser guapo/a y que, sobre todo en el caso de las mujeres, ser guapa implica necesariamente ser delgada.

 

10. ¿Cuál es el peligro de las dietas?

 

Las dietas son una práctica habitual en nuestra sociedad, sin que ello implique, en la mayoría de los casos, una patología. Sin embargo, algunas personas y en algunas etapas de la vida tienen unas características psicológicas que les hacen especialmente sensibles a todos estos mensajes “proadelgazameinto”, y seguirlos puede convertirse en una obsesión.

 

Si una persona joven o adolescente manifiesta el deseo de perder peso, tal vez tenga razón y no le venga mal bajar unos kilos y, en este caso, si se inicia una dieta debe hacerse bajo la supervisión de un médico. Pero también puede ocurrir que este descontento con la imagen corporal nos esté avisando de que algo no funciona bien... ¡Cuidado!