Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Ansiedad de separación

Por Ana Muñoz

 

Página 2

 

Síntomas de la ansiedad de separación

 

  • Sucede entre los 8 y los 14 meses de edad.

  • El niño/a siente un malestar especial cuando es separado de su principal cuidador (habitualmente la madre).

  • Le preocupa que pueda sucederle algo malo a su madre o perderla.

  • Se niega a ir a sitios por miedo a la separación.

  • Se niega a irse a dormir si la madre no está cerca.

  • Tiene pesadillas.

  • Quejas de malestar físico repetidas.

 

Cómo tratar a un niño con ansiedad de separación

 

En primer lugar, ten en cuenta que se trata de una fase normal que todos los niños atraviesan y que durará aproximadamente hasta los 14 meses de edad, aunque puede durar unos meses más o menos, según el niño.
 
Si tienes que separarte de tu hijo o hija, trata de hacerlo cuando haya comido y descansado, pues la ansiedad por separación es más probable si el niño está hambriento, cansado o enfermo.
 
Prepara al niño antes de la separación. Explícale que tienes que irte pero que vas a volver. Si se pone ansioso, tómate en serio su malestar y responde con calma y paciencia, no le regañes ni muestres enfado. A veces resulta útil dejarle un pañuelo o cualquier otro objeto que te pertenezca y pedirle que te lo guarde hasta que vuelvas. Eso le ayudará a recordar que vas a volver y que no lo estás abandonando.
 
Haz que se sienta seguro concediéndole tu atención y dándole cariño. Los niños pequeños aprenden más rápido cuando reciben suficiente atención y cariño que cuando se los trata de enseñar por el camino más duro.
 
Practica separaciones cortas por la casa y hazle saber dónde estás. Cuando te vayas a otra habitación, puede suceder que tu hijo o hija te llame cada cierto tiempo. Esto lo hace para asegurarse de que estás ahí y no has desaparecido. Respóndele siempre. Basta un simple "estoy aquí" que le servirá para tranquilizarse un rato. Al responderle de este modo, le estás ayudando a desarrollar un sentido de seguridad que le permitirá librarse de esa ansiedad de separación cuando haya madurado lo suficiente.
 
No intentes escabullirte furtivamente cuando tu hijo no te vea. Esto sólo creará más problemas la próxima vez que te vayas e incrementará la ansiedad de separación. Además, de este modo no le ayudas a sentirse seguro. Ten paciencia y espera a que pase esta fase.

 

Controla tus propios miedos y ansiedades. Si el niño nota que te sientes ansioso al dejarlo, percibirá tu partida como amenazante. Trasmítele seguridad y confianza. Por ejemplo, dile: "Tengo que irme un rato, pero volveré muy pronto. Te dejo con la abuela, ya verás como con ella estás muy bien".

Comunidades: