Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


El alcoholismo y sus efectos

 

Página 6

 

Efectos en las parejas o cónyuges

 

La pareja del alcohólico puede tener sentimientos de odio, autocompasión, evitación de contactos sociales y agotamiento. A menudo ha de hacerse cargo por sí solo/a de todas las responsabilidades familiares. Las familias de alcohólicos pueden tener también problemas económicos debido a la gran cantidad de dinero gastada el alcohol o al despido de la persona alcohólica y sus problemas para mantener un puesto de trabajo. El alcoholismo es una de las principales razones de divorcio.
 
Aunque a menudo los problemas familiares comienzan debido al alcoholismo, los cónyuges e hijos también pueden contribuir a agravar el problema. Algunas familias permiten que el problema continúe antes que afrontarlo seriamente o afrontar otros problemas familiares. La negación no se da sólo en los alcohólicos sino también pueden darse en sus familiares. Los familiares pueden hacer lo posible por ocultar el problema ante los demás y fingir que no pasa nada.

 

El cónyuge codependiente

 

Algunos familiares de alcohólicos dedican todos sus esfuerzos a cuidar del alcohólico, estableciendo una relación de codependencia en la que el cónyuge satisface sus necesidades de dependencia mediante el cuidado del alcohólico, que empieza a necesitar a su pareja para sobrevivir. Esta dinámica agrava el problema en vez de solucionarlo, porque el cónyuge codependiente necesita de la adicción del alcohólico para seguir siendo su salvador y asegurarse que su pareja lo necesite y, por tanto, nunca le abandonará. Así, le cuida cuando llega borracho a casa, limpia los vómitos, le saca de problemas causados por el alcohol, pone excusas ante sus jefes o amigos y niega la existencia de un verdadero problema. De este modo permite que el alcohólico siga bebiendo. Al mismo tiempo, el alcohólico establece una relación de dependencia de su pareja, considerando que no puede salir adelante sin ella y se ve menos motivado a afrontar la realidad y tomar medias adecuadas.

 

Las familias de los alcohólicos pueden necesitar una terapia tanto como los mimos alcohólicos. El alcohol afecta a todos los miembros de la familia, incluyendo a los que aún están en el vientre materno, y sus efectos pueden durar toda la vida. Aun cuando el alcohólico se recupere, los efectos físicos y psicológicos de su adicción pueden acompañar a sus hijos toda la vida.

 

Comunidades: