Autora: Ana Muñoz

La muerte de un ser querido, la ruptura de una relación, la pérdida de un trabajo, una enfermedad seria... Todos estos son ejemplos de situaciones realmente difíciles en la vida de una persona. ¿Cómo hacen las personas para afrontarlas? ¿Cuál es el mejor modo de hacerlo sin que esas situaciones acaben con nosotros? En este artículo trataremos de dar respuesta a estas preguntas.

El concepto clave es la capacidad de recuperación, pues lo más importante no es lo que nos pase, sino cómo reaccionamos y si somos capaces de recuperarnos. Esta capacidad no es algo extraordinario, pues la mayoría de las personas pueden recuperarse tras vivir situaciones de este tipo, si bien, cuanto más traumático sea el acontecimiento en sí mismo, más se verá afectada una persona y más difícil resultará su recuperación.

Tener una buena capacidad de recuperación no significa no sentir nada o mostrarse indiferente. El dolor emocional y otras emociones negativas son comunes y normales en personas que han vivido acontecimientos de este tipo y el camino hacia la recuperación suele ser difícil y doloroso. La capacidad de recuperación no es un rasgo que una persona tiene o no, sino que implica una serie de conductas, pensamientos y acciones que pueden aprenderse y desarrollarse.

Factores que intervienen en la capacidad de recuperación: recursos psicológicos

Existen una serie de recursos psicológicos que sirven de ayuda a la hora de afrontar crisis o situaciones traumáticas o estresantes. Los más importantes son los siguientes:

1. Capacidad para tolerar y manejar emociones intensas

Es la capacidad para sentir sentimientos profundos, como un dolor emocional intenso sin que se produzca una disrupción permanente del equilibrio psicológico. Los sentimientos intensos pueden aterrar a muchas personas porque se sienten abrumadas por ellos y tienen la impresión de que no podrán soportar ese dolor o les destruirá. Para fortalecer esta capacidad puedes hacer lo siguiente:

Explora el significado que tiene para ti ese tipo de emociones: ¿por qué las temes? ¿Qué crees que podría pasarte? ¿Qué temes exactamente?

Usa metáforas para describir cómo te sientes. Por ejemplo, algunas personas se sienten como si estuvieran en un pozo profundo y oscuro del que no pueden salir; otras como si estuvieran sosteniendo un pesado muro que va a desmoronarse sobre ellos en cualquier momento, etc. Después trata de transformar esta imagen. Por ejemplo, puedes imaginar que te separas del muro poco a poco y lo dejas caer despacio; o puedes imaginar que enciendes una antorcha dentro del pozo o que escuchas la voz de alguna persona llamándote desde fuera, etc. Esto te servirá de práctica para tolerar y neutralizar ciertas emociones. También puedes imaginar que encaras la tormenta, que te dejas llevar por la inundación adonde las aguas deseen llevarte, etc.

Busca objetos, lugares o personas que te sirvan de ayuda y consuelo. Por ejemplo, sostener entre tus manos algún objeto (como hacen los niños con los osos de peluche), darte una ducha relajante, etc. Procura que se trate de objetos o lugares seguros y no dañinos (no recurras a alcohol, drogas o sexo para evadirte).