Servicios
 
Enlaces


Medicina / Tratamientos alternativos


Medicinas alternativas

Guía de tratamiento de enfermedades

Rosácea

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

Contenido: Alimentación, hierbas, suplementos, homeopatía.

 

La rosácea es una enfermedad inflamatoria de la piel que afecta a las mejillas, la nariz, la frente o la barbilla. Estas zonas están crónicamente enrojecidas y suelen aparecer granos similares a los del acné. Sin embargo, a diferencia del acné, no aparecen puntos negros o blancos y rara vez aparece en la adolescencia, sino durante la tercera o cuarta década de la vida.
 
Si recibe una tratamiento adecuado pronto, puede no progresar más o incluso desparecer, pero en los casos avanzados, puede causar un enrojecimiento y engrosamiento permanente de la piel, sobre todo en la nariz.
 
La rosácea afecta más a mujeres que a hombres, aunque los hombres suelen presentar casos graves.
 
Comienza con un ligero enrojecimiento de la cara que no desaparece. Cualquier cosa que dilate los vasos sanguíneos puede producir un brote de rosácea. Los desencadenantes varían de una persona a otra, pero los más comunes son alcohol, líquidos calientes, comidas picantes, temperaturas extremas, exposición al sol, vientos fuertes y estrés emocional. Es importante reducir en lo posible la exposición a desencadenantes, porque cada vez que los vasos sanguíneos se expanden, pierden algo de elasticidad. Con el tiempo, se vuelven incapaces de contraerse de nuevo y permanecen dilatados continuamente, produciendo enrojecimiento. Una persona con el enrojecimiento de las etapas iniciales de rosácea, verá que los desencadenantes hacen que su cara se vuelva aún más enrojecida, y que aparezcan pequeños granitos que pueden o no desaparecer cuando el desencadenante se elimina.

 

  No se conoce la causa de la rosácea, aunque los problemas de la piel suelen indicarnos la existencia de algún problema digestivo. Algunos tienen unos niveles de ácido estomacal bajos. Esto dificulta la adecuada digestión y favorece el crecimiento de bacterias. El estreñimiento o un intestino lento pueden tener un efecto parecido. Cuando aparecen granos o enrojecimiento es posible que el organismo esté tratando de eliminar toxinas que no se pueden eliminar adecuadamente a través del aparato digestivo.
 
El síndrome de permeabilidad intestinal aumentada produce una inadecuada absorción de nutrientes y pueden padecerlo algunas personas con rosácea.
 
También puede haber una disminución de la flora bacteriana en el aparato digestivo. Se trata de bacterias que ayudan a eliminar toxinas.
 
En algunos casos, los desequilibrios de hormonas pueden desencadenar rosácea. Mujeres con menopausia o premenopausia pueden padecer síntomas de rosácea hasta que comienzan a equilibrar sus hormonas mediante tratamientos con hormonas naturales. En cambio, las hormonas sintéticas y la píldora anticonceptiva pueden iniciar o empeorar esta enfermedad.
 
En la medicina convencional no existe un tratamiento para la rosácea. Por lo general, suelen utilizar antibióticos, cuyo efecto es mínimo y que deben usarse continuamente. No obstante, la mayoría de las personas mejoran mediante el uso de terapias naturales para favorecer la digestión, alimentación adecuada, suplementos y esforzándose en evitar los desencadenantes. En las páginas siguientes expondremos dichos tratamientos.

 

 

Widgets Magazine