Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Hipotensión: baja presión arterial

Por Ana Muñoz

 

Página 3

 

Los efectos de la hipotensión

 

La baja presión sanguínea no necesariamente supone un riesgo para la salud. Las personas con baja presión sanguínea tienen un menor riesgo de enfermedad renal y enfermedad cardiaca. Los atletas, las personas que hacen ejercicio con regularidad, las personas con un peso adecuado y los no fumadores, suelen tener una presión sanguínea más baja que el resto de las personas.

 

Por tanto, la presión sanguínea baja es algo deseable siempre y cuando no sea tan baja como para causar síntomas y dañar los órganos.

 

Síntomas de hipotensión

 

Cuando la presión sanguínea no es lo bastante alta como para que pueda llegar la sangre a los órganos del cuerpo, éstos no reciben un aporte adecuado de oxígeno y nutrientes, de manera que no funcionan correctamente y pueden resultar dañados. Por ejemplo, si el cerebro no recibe un adecuado aporte de oxígeno y nutrientes, la persona puede sentirse aturdida, mareada, o incluso desmayarse.
 
Cuando no llega suficiente sangre a las arterias coronarias (las que suministran sangre al músculo cardíaco), una persona puede desarrollar dolor en el pecho (angina de pecho) o incluso un infarto de miocardio.
 
Cuando no llega suficiente sangre a los riñones, éstos no elimina adecuadamente los productos de desecho del organismo, como urea y creatinina, de modo que los niveles en sangre de estas sustancias aumentan.
 
El shock se produce cuando una presión sanguínea muy baja persiste, produciendo un rápido fallo en órganos como los riñones, el hígado, los pulmones o el cerebro. Por ejemplo, cuando se produce una intensa hemorragia, con gran pérdida de sangre.
 
Cuando una persona está sentada o tumbada y se levanta, pueden producirse síntomas de hipotensión. Esto suceded porque al estar de pie, la sangre se acumula en la zona inferior del cuerpo y esto puede hacer que baje la presión momentáneamente. Si la presión es ya baja, el hecho de ponerse de pie puede hacer que baje aún más hasta el punto de producir síntomas. Eso recibe el nombre de hipotensión ortoestática. Las personas sanas compensan esto rápidamente mediante las repuestas explicadas anteriormente, de manera que la presión vuelve enseguida a la normalidad.

 

 

Comunidades:

Widgets Magazine