Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Epilepsia

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

En qué consiste una crisis epiléptica

 

La crisis o ataque epiléptico consiste en un episodio corto de convulsiones. Muchos tipos de ataques ocasionan desmayos con movimientos espasmódicos o temblor del cuerpo. Sin embargo, algunos ataques consisten en episodios de mirada fija que pueden pasar inadvertidos con facilidad. Las convulsiones están causadas por un estallido de actividad eléctrica anormal en el cerebro. Por lo general, un ataque dura desde algunos segundos hasta algunos minutos.

El cerebro contiene millones de células nerviosas llamadas neuronas. Normalmente, las neuronas están enviando constantemente minúsculos mensajes eléctricos a través de los nervios al resto del cuerpo. Diferentes partes del cerebro controlan distintas áreas y funciones del cuerpo. Por lo tanto, los síntomas que ocurren durante un ataque dependen del lugar donde se produce esa descarga anormal de actividad eléctrica. Los síntomas que pueden ocurrir durante un ataque pueden afectar a los músculos, sensaciones, comportamiento, emociones, consciencia, o una combinación de todos ellos.

 

Qué es la epilepsia

 

Si una persona tiene epilepsia, significa que ha tenido ataques repetidos. Si tienes un solo ataque, no significa necesariamente que tengas epilepsia. Aproximadamente 1 de cada 20 personas tienen una crisis convulsiva en una cierta etapa de su vida que no vuelve a repetirse.

La frecuencia de los ataques en las personas con epilepsia es variable. En algunos casos pueden pasar años entre un ataque y otro, mientras que otras personas tienen ataques diarios. El resto se sitúan en algún punto de estos dos extremos.

Los ataques epilépticos tienen su causa en el propio cerebro, aunque existen factores externos que pueden afectar al cerebro y provocar convulsiones. Por ejemplo, una fiebre alta puede producir una convulsión febril. Otras causas de convulsiones son: falta de oxígeno, un nivel bajo de glucosa en sangre, ciertos fármacos, venenos, y una ingesta elevada de alcohol. Los ataques causados por estos factores externos no se clasifican como epilepsia.

 

Tipos de crisis epilépticas

 

Existen dos tipos principales: generalizados y parciales. También existen otros tipos menos frecuentes de ataques epilépticos. Si una persona tiene epilepsia, lo habitual es que tenga repeticiones del mismo tipo de ataque. Sin embargo, algunas personas presentan tipos de ataques diferentes.

 

 

Comunidades:

Widgets Magazine