Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Diabetes mellitus

Por Ana Muñoz

 

Página 4

 

Cuadro clínico

 

Las formas de presentación clínica son muy varias y pueden resumirse en las siguientes:
 
Presentación metabólica. La insulina es una de las principales hormonas anabolizantes del organismo y por consiguiente, su disfunción afecta no solo al metabolismo de la glucosa, sino también al de las grasas y las proteínas. La asimilación de la glucosa en el músculo y el tejido graso disminuye mucho o desaparece. No sólo deja de almacenarse glucógeno en el hígado y el músculo, sino que sus reservas se vacían por completo. La glucemia en ayunas puede alcanzar cifras muy elevadas. Cuando esto sucede se produce su eliminación por la orina (glucosuria). Si la glucosa que hay que eliminar es muy elevada, se produce poliuria (exceso de orina), lo que acarrea una intensa pérdida de agua y electrolitos, que pueden producir el coma diabético. Aparece una intensa sed (polidipsia) debido a la pérdida de agua, y un aumento del apetito (polifagia), con pérdida de peso (que puede ser de 4 - 6 kg en un mes), siendo ésta la tríada clásica de la diabetes: poliuria, polidipsia y polifagia. Esta sintomatología suele acompañarse de astenia*; si se trata de niños pierden las ganas de jugar y permanecen mucho más quietos que de costumbre. El coma diabético también puede producirse por cetoacidosis: la deficiencia de insulina causa una destrucción excesiva de células grasas y con ello eleva la concentración de ácidos grasos libres. Estos ácidos grasos se oxidan en el hígado y se generan cuerpos cetónicos que causan la cetoacidosis.
 
Presentación no metabólica. Los síntomas metabólicos pueden ser mínimos o estar ausentes y el diagnóstico se sospecha por infecciones o por complicaciones de la enfermedad. El paciente manifiesta haber tenido poliuria, polidipsia y gran apetito durante toda su vida. No suele haber astenia o es muy discreta y la pérdida de peso no es constante. En otros casos, la enfermedad es diagnosticada por el oftalmólogo al apreciar lesiones en la retina que sugieren retinopatía diabética. Otras veces el diagnóstico lo establece el dermatólogo por la aparición de alguna lesión característica en la piel, como dermopatía diabética. En otras ocasiones el motivo de consulta es un prurito (picor) vulvar que puede ser producido por la hiperglucemia o por la sobreinfección vaginal por hongos, en general Candida albicans. Las infecciones son más frecuentes entre los diabéticos que en el resto de la población. Son especialmente frecuentes las infecciones genitourinarias y las infecciones respiratorias.
 
Presentación asintomática. En muchos países occidentales constituye la forma más frecuente de diagnóstico de DMNID, el cual se suele establecer por exámenes médicos laborales o revisiones rutinarias. Por este motivo suele recomendarse la búsqueda sistemática de diabetes en situaciones de riesgo (parientes con diabetes, edad superior a los 40 años, hiperglucemia previa relacionada con situaciones de estrés o con la toma de algún fármaco, hipertensión arterial, niveles elevados de colesterol o triglicéridos, antecedes de diabetes relacionada con la gestación o alumbramiento de un niño con peso superior a los 4,1 kg al nacer).

 


 

*Astenia: estado de debilidad y falta de vitalidad y entusiasmo.

 

 

Comunidades:

Widgets Magazine