Servicios
 
Enlaces


Medicina / Enfermedades


Cistitis

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

La cistitis consiste en una infección e inflamación de la vejiga.

 

Causas

 

El mecanismo habitual de producción de la cistitis es el ascenso hasta la vejiga de bacterias procedentes del intestino, principalmente la Escherichia coli, que es la causante de la cistitis en el 80 % de los casos, aunque otras bacterias, como la Staphylococcus epidermis, que vive en la piel, puede producir también esta enfermedad si llega hasta la vejiga.

 

La cistitis es más frecuente en las mujeres debido a que tienen la uretra mas corta y se encuentra más cerca del ano. Esto hace que resulte más fácil a las bacterias llegar a la apertura de la vagina y de ahí hasta la uretra y la vejiga. En cambio, el varón tienen una uretra más larga y, junto con la presencia de una sal de cinc de efecto bactericida, que secreta la próstata normal, evita el ascenso espontáneo de gérmenes.

Una vez que los gérmenes han alcanzado la vejiga, el hecho de que colonicen u originen infección depende de su virulencia y de la eficacia de los mecanismos de defensa. La virulencia está relacionada con la capacidad del germen para adherirse a la pared de la vejiga y con su número. A mayor adherencia, la infección puede producirse con cantidades menores de gérmenes.

El mecanismo de defensa más eficaz de la vejiga es la dilución de los gérmenes por el flujo de orina y su eliminación durante la micción. Después de cada micción, la vejiga se vacía y elimina los microorganismos que hay en su interior. Por el contrario, si queda algún residuo de orina, la infección se perpetúa. Por tanto, un intervalo de tiempo prolongado entre dos micciones y la retención de orina después de la micción, permiten que el número de bacterias en la orina aumente hasta alcanzar el nivel por encima del cual se produce la infección de la vejiga.

 

Síntomas

 

  • Sensación quemante o dolor durante la micción.

  • Deseo frecuente de orinar.

  • Expulsión de pequeñas cantidades de orina en cada micción.

  • Orina con olor desagradable.

  • Dolor justo encima del hueso púbico.

  • Los niños menores de cinco años a menudo tienen síntomas menos específicos, como debilidad, irritabilidad, disminución del apetito o vómitos.

 

 

Widgets Magazine