Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Vitaminas y minerales para combatir la depresión

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

Las deficiencias de ciertas vitaminas y minerales pueden producir síntomas similares a los de la depresión, de modo que asegurarse de que se obtiene el aporte adecuado en la dieta (o mediante suplementos) puede ayudar a combatir los síntomas en una persona deprimida.

 

Las vitaminas del grupo B

 

El complejo B está formado por una serie de vitaminas que son esenciales para el bienestar mental y emocional. Son vitaminas hidrosolubles, de manera que no se almacenan en nuestro cuerpo, como sucede con las liposolubles. Por este motivo necesitamos que nuestra dieta diaria contenga las cantidades adecuadas de estas vitaminas.

Las vitaminas del grupo B son destruidas por el alcohol, el tabaco, el azúcar refinada y la cafeína. Por este motivo no es extraño que muchas personas tengan carencia de ellas.

Vitamina B1 (tiamina). Esta vitamina es esencial para el metabolismo de los carbohidratos (para producir energía) y para un funcionamiento normal del corazón y el sistema nervioso. Los síntomas de una deficiencia leve de esta vitamina incluyen fatiga, irritabilidad, problemas de memoria, pérdida de apetito, problemas de sueño, malestar abdominal y pérdida de peso. La deficiencia severa produce una enfermedad llamada beriberi, caracterizada por anormalidades en el corazón, el cerebro y los nervios. En los alcohólicos pueden producirse anormalidades en el cerebro debido a la falta de vitamina B1. Los alcohólicos están predispuestos a la deficiencia de esta vitamina debido a que su alimentación es escasa y deficiente. Un suministro importante de esta vitamina es el arroz integral, mientras que el arroz blanco pierde su aporte de vitamina B1.

Fuentes: lentejas, guisantes, arroz integral, pan integral, cerdo, espinacas, nueces, naranja, melón, leche, huevos, levaduras.

Vitamina B3 (Niacina). La niacina es esencial para el metabolismo de los carbohidratos, grasas y otras muchas sustancias. La deficiencia severa de esta vitamina produce una enfermedad llamada pelagra, que da lugar a demencia y psicosis. La deficiencia de niacina sólo causa pelagra cuando existe también deficiencia de un aminoácido llamado triptófano, ya que el triptófano puede convertirse en niacina en el cuerpo.
 
No obstante, dado que son muchos los productos que la contienen es difícil que se dé una carencia severa. Sin embargo, una deficiencia leve puede producir agitación, y ansiedad, así como enlentecimiento mental y físico. Una ingesta inadecuada de las vitaminas B2 y B6 aumenta el riesgo de deficiencia de niacina.
 
Fuentes: Se encuentra en el hígado, pescado (salmón, atún), carne pollo, pavo, ternera), levaduras, frutos secos, cereales y lentejas, pan integral.

 

 

Widgets Magazine