Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Vértigo y mareo

Por Ana Muñoz

 

Página 3

 

Causas del vértigo

 

Entre las causas del vértigo de origen periférico se encuentran las siguientes:
 
1. Enfermedad de Ménière. Consiste en crisis recurrentes de vértigo, pérdida de audición en un oído y acúfenos (zumbidos, pitidos, silbidos o ruidos extraños en los oídos debido a la excitación anormal de la cóclea o las vías auditivas). Los cuadros de vértigo suelen tener un inicio brusco y duran desde unos minutos hasta una hora, con frecuencia acompañados de náuseas y vómitos. Durante los ataques suele observarse un nistagmo (movimiento incontrolado del ojo).
 
En el oído interno existen unos canales semicirculares llenos de líquido que reciben el nombre de laberinto que, junto con el octavo nervio craneal, controlan el equilibrio y el sentido de orientación. La enfermedad de Ménière implica una inflamación de la parte del canal (saco endolinfático) que controla la filtración y excreción del líquido del canal semicircular.


Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Ménière, aunque en algunos casos, puede estar relacionada con infección del oído medio (otitis media), sífilis o lesión de la cabeza. Otros factores de riesgo son: enfermedad viral reciente, infección respiratoria, estrés, fatiga, uso de fármacos con o sin receta médica, incluyendo aspirina, y antecedentes de alergias, tabaco y alcohol.


2. Traumatismo craneal. Los traumatismos craneales pueden ocasionar vértigos debido a una conmoción del laberinto o a una lesión vestibular.


3. Laberintitis. Son inflamaciones del laberinto. Pueden deberse a infecciones víricas o a complicaciones de meningitis u otitis media. También existe un gran número de fármacos capaces de alterar el sistema vestibular. Los aminoglucósidos son la familia de antibióticos que con mayor frecuencia produce lesiones vestibulares o cocleares. Así mismo, el ácido acetilsalicílico (aspirina), la furosemida, y el ácido etacrínico. El alcohol es otro tóxico capaz de producir vértigo y nistagmo. Aunque el cuadro mejora en 48 o 72 horas, los pacientes pueden seguir teniendo vértigo durante meses.


4. Neurosis vestibular. Es un síndrome agudo de crisis de vértigo sin alteraciones de la audición ni acúfenos. Suele observarse en persona jóvenes después de una infección de las vías respiratorias altas. El cuadro se acompaña de náuseas y vómitos y obliga al paciente a permanecer inmóvil.

5. Vértigo cervical. Es el que aparece asociado a movimientos de la cabeza en pacientes con artrosis o espondilosis cervical. Su causa parece estar relacionada con un trastorno en la circulación del aparato vestibular o el tronco cerebral porque las vértebras cervicales comprimen el sistema vertebrobasilar (arterias que llevan la sangre a la parte posterior del cerebro). Nunca se acompaña de nistagmo.

 

Entre las causas del vértigo de origen central se encuentran la esclerosis múltiple, las neoplasias, los trastornos vasculares y las enfermedades que afectan a los nervios craneales.

Comunidades:

Widgets Magazine