Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Remedios caseros para 50 problemas de salud

Por Ana Muñoz

 

Página 6

 

31. Encías inflamadas. Para mantener las encías sanas es importante usar hilo dental a menudo. Además de esto, pon unas gotas de extracto líquido de mirra (Commiphora myrrha) en un vaso con un cuarto de agua, enjuágate la boca y escúpelo. Haz esto dos veces al día.

32. Picaduras de insectos. Puedes aliviar el picor de las picaduras de insectos con una cebolla. El azufre que contienen las cebollas neutraliza los productos químicos que causan el picor. Parte una cebolla por la mitad y frótala en la picadura. El picor debe desaparecer inmediatamente. Guarda la cebolla en un envase cerrado en el frigorífico para utilizarla otra vez si el picor reaparece. Corta una rebanada fresca antes de reutilizarla.

33. Insomnio. Pon 2 cucharillas de extracto líquido de valeriana (Valeriana officinalis) en un vaso con un cuarto de agua caliente. Mientras esperas que haga efecto, lee un libro. Puedes tomar sin problemas dos dosis más de valeriana durante la noche si te despiertas de nuevo. Ten en cuenta que la valeriana pone nerviosas a algunas personas. Si tienes esa reacción, utiliza Scutellaria lateriflora o flor de la pasión (Passiflora incarnata).

34. Dolor en las articulaciones. El ungüento de capsaicina, hecho de ardiente pimienta cayena, puede eliminar el dolor de tus articulaciones al interrumpir las señales del dolor. Frota el ungüento en la articulación cada pocas horas. Puedes sentir una ligera sensación ardiente en la piel al aplicarla, pero cualquier malestar se desvanecerá en unos minutos. Asegúrate de mantener las manos lejos de los ojos hasta que las hayas lavado bien.

35. Dolores menstruales. Una hierba llamada mundillo (Viburnum opulus) funciona de maravilla para el dolor menstrual. Contiene por lo menos seis compuestos que relajan los músculos, así como salicina, el compuesto que sirve para calmar el dolor del cual se deriva la aspirina. Toma una cucharilla de extracto líquido cada hora hasta que pase el dolor. Si no desaparecen en el plazo de 48 horas, deja de tomar esta hierba.

36. Dolores musculares. Los baños con sales de Epsom son excelentes para aliviar el dolor o contracturas musculares. Las sales de Epsom contienen magnesio, un mineral que relaje los músculos cuando es absorbido a través de la piel. Las sales también alivian el dolor y aceleran el proceso natural de curación de los músculos doloridos. Vierte 2 tazas de sales de Epsom en una bañera llena y sumérgete durante 20 minutos.

37. Congestión nasal. Nada funciona más rápidamente para descongestionar los senos nasales que el rábano picante. Los aceites de esta planta estimulan la circulación en los senos nasales, permitiendo que salga el moco. Mezcla una cucharilla de rábano picante fresco rallado con un poco de vinagre de sidra de manzana o miel, y cómelo en una tostada (el vinagre y la miel suavizan el fuerte sabor del rábano picante). Inhala profundamente mientras rallas el rábano picante; los pavores que desprende comenzarán a descongestionar tu nariz.