Servicios
 
Enlaces


Medicina y terapias alternativas. Artículos


Dismenorrea: menstruación dolorosa. Tratamientos naturales

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

La dismenorrea consiste en dolor en la pelvis durante la menstruación. Más de la mitad de las mujeres tienen menstruaciones dolorosas, con un dolor constante o palpitante que se centra generalmente en la parte baja del abdomen, irradiando hacia la parte baja de la espalda (la zona lumbar) o los muslos. Puede parecer en mujeres de cualquier edad.
 
Mientras que el dolor puede ser bastante leve para algunas mujeres, otras experimentan un malestar intenso que puede interferir perceptiblemente con las actividades diarias durante varios días cada mes.

 

Causas y síntomas

 

La dismenorrea puede ser primaria o secundaria. En la dismenorrea primaria no puede identificarse la causa responsable del dolor y afecta a mujeres jóvenes entre los 14 y los 25 años de edad.
 
En la dismenorrea secundaria el dolor está provocado por algún problema ginecológico subyacente, como inflamaciones crónicas, alteraciones en el desarrollo del útero, tumores benignos del útero y tejido uterino situado fuera de éste (endometriosis), entre otras.
 
Se cree que la dismenorrea primaria tiene lugar cuando las prostaglandinas producidas por el tejido uterino, producen contracciones muy intensas del músculo uterino durante la menstruación, así como una disminución del aporte sanguíneo al mismo. Sin embargo, el nivel de prostaglandinas no parece correlacionar con la intensidad del dolor que experimenta una mujer. Algunas mujeres tienen altos niveles de prostaglandinas y, sin embargo, no presentan dolor, mientras que otras mujeres con niveles bajos presentan un dolor intenso. Esta es la razón por la cual los investigadores consideran que la dismenorrea puede estar también relacionada con otras causas, como la alimentación, genética, estrés, y las diversas formas del cuerpo, además de las prostaglandinas.
 
Generalmente en el primer o los dos primeros años desde su inicio, las menstruaciones no suelen ser muy dolorosas. Sin embargo, una vez que la ovulación comienza, los niveles en sangre de las prostaglandinas aumentan, dando lugar a contracciones más fuertes.
 
La probabilidad de que una mujer tenga menstruaciones dolorosas aumenta en los siguientes casos:

 

  • Antecedentes familiares de dismenorrea

  • Llevar una vida estresante

  • Falta de ejercicio

  • Ingestión de cafeína

  • Enfermedad inflamatoria pélvica

 

Además del dolor, algunas mujeres pueden experimentar náuseas y vómitos, diarrea, irritabilidad, sudores, o vértigos. El dolor suele durar unos dos o tres días al principio de cada período menstrual. Muchas mujeres notan a menudo que sus períodos dolorosos desaparecen después de tener su primer hijo, probablemente debido al ensanchamiento de la abertura del útero o porque el parto mejora el aporte sanguíneo y actividad muscular del útero.

 

Comunidades:

Widgets Magazine