ENLACES

3. Inteligencia

Los genes parecen tener una influencia mayor sobre la inteligencia general. Muchos genes se combinan pare crear una influencia general sobre la inteligencia, cada uno aportando una pequeña influencia. Lo que hacen los genes es establecer un rango de posibles reacciones ante una gama de experiencias posibles.

No existe ninguna evidencia que indique que las diferencias intelectuales entre razas y culturas se deba a los genes y no al ambiente. En cambio, sí existe evidencia de una fuerte influencia genética en las diferencias intelectuales en personas pertenecientes a un mismo grupo.

Cerca del 50% de las diferencias en inteligencia en las personas de un mismo grupo, se debe a la herencia y el 50% restante al ambiente.

La herencia familiar parece ser más importante a medida que la gente envejece. Es decir, el ambiente familiar ejerce una mayor influencia en los niños más pequeños, mientras que los adolescentes son más capaces de desarrollarse y orientar sus vidas en función de sus propias capacidades e intereses innatos. Así, los jóvenes buscan desenvolverse en aquellos ambientes que son compatibles con su herencia genética. Esto explica por qué gemelos idénticos criados separados acaban pareciéndose entre sí.

4. Temperamento

El temperamento es el estilo básico de una persona para percibir y reaccionar ante las situaciones.

Los investigadores que estudian el temperamento analizan comportamientos como lo regulares que son los niños para comer o dormir, con qué rapidez aceptan nuevas personas y situaciones, cómo se adaptan a los cambios en su rutina, su sensibilidad ante el ruido, las luces brillantes y otros estímulos sensoriales, si tenían tendencia a ser alegres o tristes, con qué intensidad respondían y si eran persistentes en sus tareas o de distraían con facilidad.

Los niños variaban mucho entre ellos en estas características, las cuales solían persistir a lo largo del tiempo, por lo que en gran parte parecen ser innatas. No obstante, el ambiente es también importante, pues muchos niños cambiaban su estilo de comportamiento ante experiencias especiales o debido a la influencia de sus padres.

5. Trastornos psicológicos

En la aparición de trastornos psicológicos existen también influencias tanto de la herencia como del ambiente. Existe evidencia de una influencia hereditaria en el alcoholismo, la depresión, el autismo infantil y al esquizofrenia.

Sin embargo, la herencia por sí sola no es suficiente para que se produzcan estos trastornos. Lo que se hereda es una predisposición o tendencia a presentar un determinado trastorno, pero el que dicho trastorno llegue a presentarse o no, depende de la influencia ambiental, que puede desencadenar el trastorno.

La esquizofrenia, por ejemplo, tiene un fuerte componente genético. Sin embargo, no todos los gemelos idénticos desarrollan ambos la enfermedad, de modo que la influencia ambiental es también de suma importancia. La persona hereda una predisposición a padecer esta enfermedad. Cuando en su vida aparecen ciertas presiones y acontecimientos, es cuando la enfermedad puede desencadenarse.

Un estudio realizado en 1992 (Lewis, David, Andreasson y Allebeck) mostró que los hombres que viven habían crecido en la ciudad tenían una mayor probabilidad de desarrollar esquizofrenia que los criados en zonas rurales.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas. 

ENLACES

Plantas y suplementos