Enfoque piagetiano

Piaget describió varias etapas en el desarrollo cognitivo de los niños. La primera etapa, en la que nos centraremos ahora, recibe el nombre de etapa sensorio-motriz y abarca desde el nacimiento hasta los 2 años aproximadamente.

Etapa sensorio-motriz

Durante esta etapa, los niños aprenden acerca de sí mismos y del mundo mediante el desarrollo de su propia actividad sensorial y motriz.

En esta etapa desarrollan varios conceptos importantes. Uno de ellos es la permanencia del objeto, que consiste en que se dan cuenta de que una persona u objeto sigue existiendo aunque desaparezca de su vista. En base a esto, son capaces de darse cuenta de que ellos mismos existen de manera independiente y aparte de otros objetos y personas. Este conocimiento les permite sentirse seguros aunque su madre haya dejado la habitación, pues saben que sigue existiendo y regresará.

Otro concepto es el de causalidad, que es la capacidad para darse cuenta de que ciertos hechos causan otros. Sobre los 10 meses de edad se desarrolla una conciencia rudimentaria de causalidad, cuando los niños comienzan a hacer experimentos, como apagar y encender el interruptor de la luz una y otra vez, para ver cómo accionar el botón hace que la bombilla se encienda. Los juguetes favoritos de los niños de esta edad son aquellos con los que pueden hacer algo: producir un sonido, lanzarlo, cambiar algo en el objeto, etc.

Sin embargo, en esta etapa la capacidad para representarse objetos y acciones en la memoria es muy limitada. Es decir, apenas tienen capacidad para recordar e imaginar cosas mediante símbolos, como palabras, números e imágenes mentales. Esta habilidad la alcanzarán en la siguiente etapa: la etapa preoperacional.

Subetapas de la etapa sensorio-motriz

1. Subetapa 1. Uso de los reflejos

Abarca desde el nacimiento hasta un mes de edad. Los niños ejercen sus reflejos innatos y logran cierto dominio sobre ellos. No coordinan la información que captan con diversos sentidos. No agarran un objeto que están mirando, no han desarrollado el concepto de la permanencia del objeto.

2. Subetapa 2. Reacciones circulares primarias

Abarca desde el primer al cuarto mes. Una reacción circular primaria es un acto repetido y centrado en el cuerpo del bebé, que realiza para producir una sensación placentera, como chuparse el pulgar. Así, el bebé comienza a succionar cuando por azar mete el dedo en su boca. Como esto le resulta placentero, trata de repetir esa acción una y otra vez. Aprende a ajustar sus acciones para succionar el pulgar de un modo diferente a como succiona el pezón. El resultado es un esquema de succión reorganizado. En esta etapa también comienza a coordinar tipos de información sensorial diferente, como la vista y el oído. Por ejemplo, al oír la voz de la madre, vuelve la cabeza y comprueba que el sonido procede de la boca de la madre. El mundo del bebé comienza a tener sentido. Aún no han desarrollado el concepto de la permanencia del objeto, de modo que lo que desaparece de su vista, deja de existir. 

Subetapa 3. Reacciones circulares secundarias

Abarca de los 4 a los 8 meses. Las reacciones circulares secundarias son acciones intencionadas que repiten, pero no por simple gusto sino por alcanzar resultados más allá de su propio cuerpo. Por ejemplo, puede sacudir un sonajero para escuchar el sonido. Estas cosas ocurren primero por azar, y después aprende que puede hacer que sucedan. Por ejemplo, si realiza por azar un determinado gesto o sonido y sus padres le sonríen y hacen carantoñas, aprende a repetir este gesto o sonido.

En esta etapa empiezan a alcanzar el concepto de permanencia del objeto. Por ejemplo, si tira un objeto, lo busca, pero si no lo ve, aunque sea parcialmente, deja de buscarlo y actúa como si no existiera.

  • loading...

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.