Los fármacos no opioides, paracetamol y ácido acetilsalicílico (aspirina) se utilizan para el dolor del aparto locomotor. Los fármacos opioides se usan para el dolor moderado o intenso, sobre todo de origen visceral.

El analgésico debe administrarse de forma temporal hasta descubrir la causa del dolor.

Analgésicos no opioideos

Ácido acetilsalicílico. Se usa para las cefaleas, dolor osteomuscular pasajero, dismenorrea y fiebre. Puede producir irritación gástrica, por lo que debe tomarse después de las comidas.

Efectos adversos: Irritación gastrointestinal con pérdidas hemáticas asintomáticas y discretas, aumento del tiempo de sangría, broncoespasmo y reacciones cutáneas entre los pacientes hipersensibles.

Nombres comerciales:

AAS
Adiro
Aspirina
Tromalyt

Paracetamol. Muestra una eficacia parecida a la del ácido acetilsalicílico pero no posee una acción antiinflamatoria clara. Irrita menos el estómago. La sobredosis de paracetamol es muy peligrosa porque puede producir lesión hepática. Los efectos adversos son raros, pero se han descrito erupción y trastornos hemáticos.

Nombres comerciales:

Antidol
Apiretal
Dafalgan
Dolgesic
Dolostop
Efferalgan
Febrectal
Gelocatil
Panadol
Termalgin
Xumadol

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.