Autora: Ana Muñoz

Consiste en un déficit de secreción de hormonas tiroideas, producida por una alteración orgánica o funcional de la glándula tiroides (hipotiroidismo primario) o por un déficit de estimulación de la TSH, hormona estimulante del tiroides (hipotiroidismo secundario).

Es una enfermedad frecuente, con una incidencia muy superior en el sexo femenino, sobre todo la tiroiditis atrófica autoinmune, cuya prevalencia aumenta con la edad, de modo que el 10% de mujeres posmenopáusicas padecen tiroiditis autoinmune.

Suele producirse una atrofia de la glándula, probablemente vinculada a la fase final de una tiroiditis (inflamación de la tiroides) autoinmune. El tejido normal de la glándula está sustituido por tejido fibroso (cicatrizal).

En algunos casos cursa con bocio (hipertrofia con aumento de tamaño).

Causas

- Hipotiroidismo idiopático; es decir, de origen desconocido. Es la forma más común en el adulto y representa el estadio final de una tiroiditis autoinmune, que conduce a la destrucción progresiva de la glándula. En la tiroiditis autoinmune, los propios anticuerpos del paciente atacan la glándula tiroides.

- Terapia con radioyodo

- Defectos del desarrollo de la glándula tiroides. Son una causa muy frecuente de hipotiroidismo en los primeros meses o años de vida.

- Alteraciones en la biosíntesis normal de las hormonas tiroideas, debido a la acción de determinadas sustancias.

- Fallo tiroideo por déficit de la secreción de TSH.

  • loading...

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.