Autora: Ana Muñoz

La prevención es el mejor modo de luchar contra este tipo de problemas. Para ello, ha de consumirse una dieta baja en grasa y nutritiva. Los alimentos grasos pueden producir indigestión debido a que se tarda más tiempo en digerirlos.

Las comidas copiosas también pueden producir indigestión, de modo que es preferible comer poca cantidad a intervalos regulares. Deberían evitarse alimentos como café, té, tomate y refrescos, que aumentan la acidez gástrica, así como el tabaco y el alcohol.

No debe se debe comer nada durante las tres horas ates de irse a la cama. Tampoco es aconsejable tumbarse después de comer.

Infusión de menta, anís y lavanda

La siguiente infusión ayuda a reducir la acidez gástrica. Se utiliza anís, menta piperita y lavanda en cantidades iguales y se prepara la infusión de la siguiente manera:

Hierve dos tazas y media de agua destilada.
Añade el agua a un recipiente con cucharada de la mezcla de plantas.
Deja que la infusión reposar durante unos 3-5 minutos.
Cuela la infusión y añade un poco de miel, si te apetece.
Coloca la infusión en un termo.

Toma unos 3 mililitros por la mañana y otros tres por la noche.

  • El anís es una planta de gran utilidad para problemas digestivos, además de aportar otros beneficios al organismo. Usa solamente el anís llamado verde, europeo o dulce. Existen otros dos tipos de anís (de estrella y de alcaravea), que no deben utilizarse.
  • La menta piperita es otra planta importante para los problemas de estómago o reflujo gastroesofágico. Favorece la digestión y es útil en la distensión estomacal, calambres, úlceras y gases.
  • La lavanda es útil para reducir la acidez estomacal.

Enzimas pancreáticas

Los tres tipos de nutrientes principales requieren diferentes tipos de enzimas para digerirlos. Las proteasas digieren las proteínas; las amilasas son necesarias para digerir los carbohidratos y las lipasas digieren las grasas. Estas enzimas son producidas por el páncreas. Una producción inadecuada puede dar lugar a indigestión. Por este motivo, los suplementos de este tipo de enzimas pueden ser de utilidad.

Regaliz

El regaliz se ha utilizado como una alternativa eficaz a los antiácidos. La principal defensa natural contra el ácido gástrico se encuentra en las células mucosas del estómago, que producen mucina para proteger las paredes del estómago. El regaliz estimula la secreción de mucina y la formación de células mucosas, probablemente debido a su capacidad para estimular el flujo sanguíneo a estas células. Además, el regaliz también ayuda a inhibir el crecimiento de bacterias intestinales dañinas, como la helicobacter pylori.

Piña

La piña favorece la digestión, sobre todo de proteínas, reduce la inflamación y favorece la curación de heridas. El zumo fresco tiene una alta concentración de enzimas que pueden ayudar a detener el reflujo.

Raíz de achicoria

Hierve una taza y media de raíz de achicoria durante 5 ó 10 minutos. Cuando se enfríe a temperatura ambiental, bebe esta infusión. También puede ayudarte si añades estas plantas a una ensalada y las tomas durante las comidas. También es importante que añadas una ensalada a tu dieta cada día.

Este sitio usa cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.