ENLACES

ENLACES

Ayuno

El ayuno consiste en la privación de todo alimento sólido o líquido, durante un periodo de tiempo, con fines higiénicos o curativos. El ayuno solamente admite agua pura, sin gas ni cloro. Los ayunos a base de zumos de fruta o de legumbres reciben el nombre de hidrodietas.

En las sociedades desarrolladas se come tres veces más de lo que el cuerpo necesita. Esta sobrealimentación provoca sobrecarga y aumento de la acumulación de toxinas en el organismo, favoreciendo la enfermedad.

Así pues, ayunar un día a la semana no va a causar ningún tipo de problema y resulta un buen modo de purificar y desintoxicar el organismo. Sólo pueden aparecer ligeras molestias como mal sabor de boca, ligera debilidad y exceso de sueño.

Se recomienda que durante el día dedicado al ayuno no se ejerza ninguna actividad física o mental excesiva.

Durante el ayuno ha de beberse toda la cantidad de agua que una persona necesite. Por lo general, entre litro y medio a cuatro litros. El agua ayuda a drenar hacia el exterior todas las impurezas y toxinas, favoreciendo la eliminación de cuerpos cetónicos y el intercambio celular.

Debe suspenderse el ayuno en los siguientes casos:

  • Olor a manzana reineta en el aliento.
  • Retención grande de líquidos en las extremidades o abdomen.
  • Obstrucción intestinal, a pesar de la utilización de enemas y lavativas.
  • Sopor excesivo que inhibe las demás funciones mentales.
  • Tuberculosis muy avanzada.

Sin embargo, en los ayunos muy cortos es improbable que aparezcan estos síntomas.

COOKIES. Esta página utiliza cookies. Seguir navegando implica que las aceptas.

ENLACES

Cosmética natural y complementos alimenticios