Servicios
 
Enlaces


Tratamiento de la eritrofobia con flores de Bach

Rubor facial y eritrofobia

Por Ana Muñoz

 

Página 2

 

Causas

 

Por lo general, el rubor facial es una respuesta natural ante ciertas emociones productoras de ansiedad, como la vergüenza, la culpa o el nerviosismo.
 
Otras causas son las siguientes:
 
Menopausia. La dilatación de los vasos sanguíneos de la cara es la responsable de los sofocos que experimentan algunas mujeres durante la menopausia. En este caso, el sistema nervioso autónomo se ve estimulado debido a que no se está produciendo la cantidad suficiente de estrógenos.
 
Ciertos fármacos, como el tamoxifen, que es un fármaco que interfiere en la actividad de los estrógenos; se utilizada en el tratamiento del cáncer de mama.
 
Calor. Los alimentos picantes, ejercicio, altas temperaturas, o fiebre alta. Cuando la temperatura del cuerpo se eleva, el cerebro lo detecta y trata de devolverle la temperatura normal. Una forma de hacer esto consiste en dilatar los vasos sanguíneos, llevando así sangre a la superficie de la piel para que se enfríe.
 
Fobia social. El rubor facial es frecuente en personas que son muy ansiosas o tímidas en situaciones sociales. En estos casos suele tratarse de uno de los síntomas de la fobia social. Las personas con fobia social experimentan una ansiedad intensa y persistente en situaciones sociales, en las que pueden ser observados, juzgados y evaluados por los demás y temen ser criticados, humillados o ridiculizados.
 
Enfermedad dermatológica. A veces, el enrojecimiento facial se debe a una enfermedad de la piel. Por ejemplo, el acné rosácea se produce por una dilatación permanente de los vasos sanguíneos de la piel en las mejillas y la nariz. También pueden verse afectados los ojos.

El rubor facial severo se conoce como eritema craneofacial idiopático. En estos casos, casi cualquier situación puede producir un enrojecimiento facial intenso (por ejemplo, durante una conversación con amigos) y puede tardar uno o dos minutos en desaparecer. Estas personas suelen sentirse incómodas en situaciones sociales o laborales. Las personas con fobia social son especialmente propensas a padecer este tipo de problema.

 

 

Comunidades: