Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Insomnio: Causas y tratamiento

Por Ana Muñoz

 

Página 2

 

Causas relacionadas con el estilo de vida

 

Uso de estimulantes. La cafeína poco antes de acostarse, incluso aunque no interfiera para quedarse dormido, puede hacer que te despiertes durante la noche. La nicotina es también un estimulante y los fumadores pueden tardar más en quedarse dormidos que los no fumadores. Los ingredientes de muchos medicamentos comunes, como los fármacos sin receta médica para la pérdida del peso, asma, y resfriados, pueden perturbar el sueño.


Uso de alcohol. Un vaso de vino puede ayudarte a quedarte dormido rápidamente; sin embargo, el consumo de alcohol es probable que produzca un sueño interrumpido que comienza unas horas después de quedarte dormido.


Horario irregular. Si sueles cambiar tu turno de trabajo, como hacer horarios nocturnos o turnos que rotan, o te acuestas mucho más tarde los fines de semana que durante el resto de los días, tendrás más probabilidades de tener problemas del sueño. Mantener un horario regular puede ayudarte a programar tu cuerpo para dormir a determinadas horas y permanecer despierto en otras. Establecer una rutina es importante.


Falta de actividad. Las personas cuyas formas de vida son muy tranquilas o restrictivas pueden experimentar dificultades para dormir por la noche.

 

Causas relacionadas con los factores ambientales

 

Ruido. El tráfico, aviones, televisión, y otros ruidos pueden perturbar el sueño incluso cuando no te despiertan.


Luz. La exposición a la luz brillante antes de dormir retrasa el inicio del sueño, mientras que la luz que entra en el dormitorio puede acortar el sueño.


Estos factores ambientales deben ser considerados si te sientes cansado durante el día, incluso cuando piensas que dormiste toda la noche, pues puedes estar teniendo un sueño no reparador.

 

Insomnio secundario

 

Cuando el insomnio está provocado por un trastornos psicológico (siendo el más frecuente la depresión) o un desorden médico (dolor crónico, principalmente), recibe el nombre de insomnio secundario. En estos casos, estos trastornos deberán tratarse para superar el insomnio.
 
Trastornos psicológicos. El insomnio, especialmente cuando la persona se despierta demasiado temprano, es uno de los síntomas más frecuentes de la depresión. El insomnio también se asocia a trastornos de ansiedad y trastorno de estrés postraumático. En estos casos es necesario tratar tanto el trastorno subyacente como el insomnio en sí mismo.