Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


¿Quieres ser una persona encantadora?
Los más coquetos son los que mejor pueden enseñarte

Por Ana Muñoz

 

Página 1

 

En la enciclopedia, flirteo o coqueteo significa tratar de agradar y atraer a alguien por pura vanidad, valiéndose de métodos estudiados. Se trata, además, de una palabra con una gran cantidad de sinónimos: tontear, provocar, enamorar, presumir, enredar, jugar, galantear, quillotrar, atraer, cortejar.

 

¿Se trata sólo vanidad?

 

Probablemente la enciclopedia se queda muy lejos de la esencia principal de este complejo término. El coqueteo es algo que va más allá de la pura vanidad y entra de lleno en el entramado y fascinante mundo de las relaciones interpersonales, convirtiéndose en un aspecto muy importante de ellas. Una rápida sucesión de señales se intercambia, un juego sutil relaja el ambiente y le da un aire de diversión y ausencia de seriedad. El o la coqueta quiere agradar a la persona que tiene delante y gustarle, desea que le quieran y le admiren, pero en su intento de agradar también se convierte en una persona encantadora, que se comporta con amabilidad exquisita y te hace ver lo maravillosa persona que eres. Nada mejor que una persona así para disparar por los aires nuestra autoestima.

 

Dos tipos de flirteo

 

Generalmente cuando se habla de coquetear o flirtear, la mayoría de la gente piensa en ese tipo de coqueteo con connotaciones sexuales. Sin embargo, no tiene por qué ser necesariamente así. Si nos centramos en su definición: deseo de agradar o atraer, vemos que nos deja un amplio margen de comportamiento.


A veces, Alicia sonríe y saluda a todo el mundo mientras camina por la playa

 

Alicia es una comunicadora nata. Entabla conversaciones con extraños, le encanta conocer gente nueva y, sin lugar a dudas, es toda una coqueta. Para ella el coqueteo consiste en expresar libremente todo lo que piensa o siente de aquello que le agrada en determinadas personas, de forma que es capaz de decirle a alguien por la calle que le gusta su pelo o que lleva una corbata muy bonita. La respuesta suele ser siempre una sonrisa y afirma que nunca ha recibido un rechazo de los demás porque sienten que lo que les dice es sincero.
 
Por supuesto, esto la convierte en una gran seductora que agrada por igual a hombres y mujeres y encuentra amistades donde quiera que vaya del modo más simple que podamos imaginar; le basta con un: "¡vaya, tienes el coche que a mí me gusta!".