Servicios
 
Enlaces


Psicología / Artículos


Bruxismo. El hábito de rechinar los dientes

Por Ana Muñoz

 

Página 2

 

Causas

 

La causa principal del bruxismo es psicológica, aunque otros factores pueden contribuir a este problema, como un alineamiento anormal de los dientes superiores e inferiores (maloclusión).
Factores psicológicos. Se ha sugerido que el bruxismo es la expresión inconsciente y física de emociones que no se reconocen o expresan libremente, como ansiedad, frustración o ira. Puede ocurrir en niños que están comenzando a hablar pero no pueden expresar sus sentimientos. El bruxismo es más frecuente entre personas con un alto nivel de estrés y una personalidad tipo A (persona competitiva, agresiva y que concede una gran importancia al logro).


En un estudio realizado por la Universidad de Helsinki1 se vio que el bruxismo estaba asociado con un intenso estrés. Y un estudio realizado por el departamento de psicología de la Universidad de Loyola, en Chicago2, sugiere que la combinación de estrés y personalidad tipo A se asocia con el bruxismo en mayor medida que cualquiera de estas dos variables por separado.


Algunos autores consideran que el bruxismo es una respuesta reductora de ansiedad que se produce ante unos estímulos determinados asociados al estrés. En este sentido, el bruxismo sería una respuesta de escape, pues permite reducir o eliminar la ansiedad producida por una situación estresante.


En los niños, el bruxismo puede estar relacionado con la edad y el desarrollo. Entre las causas del bruxismo en niños se han citado las siguientes: maloclusión, ansiedad y estrés, alergia, ira, o una respuesta a un dolor de oídos o de dientes. Es bastante frecuente en niños normales de 5 y 6 años y es sobre todo frecuente en niños con retraso mental. La mayoría de los niños superan este problema antes de tener los dientes de adultos.

 

Factores de riesgo

 

Entre los factores que pueden incrementar el riesgo de padecer bruxismo se encuentran los siguientes:


- Emociones, como ansiedad, ira y frustración.

 

- Edad. Es común en niños pequeños, aunque suele desaparecer después de los 10 años. En los adultos es más frecuente entre la adolescencia y los 40 años. A partir de esa edad suele empezar a desaparecer.
- Cafeína, nicotina, drogas. El uso de café, tabaco, cocaína o anfetaminas parece incrementar el riesgo de bruxismo.